El aparato busca ayudar a padres y terapeutas como una herramienta para promover un progreso en los niños, a nivel cognitivo y motor.

Pablo G. Bejerano, Think Big. El proyecto de Leka se gestó desde el École de Biologie Industrielle, situado en las cercanías de París, donde se conocieron Ladislas de Toldi y Marine Couteau y donde un profesor les propuso el reto de crear una herramienta que atendiera las necesidades de niños con autismo. Se pusieron manos a la obra y el fruto de este trabajo es el robot que ahora busca financiación en Indiegogo. Se trata de un dispositivo esférico con una pantalla y una serie de luces distribuidas en torno a la estructura.

Leka reacciona a los movimientos del niño mientras este juega con el robot. De esta forma su pantalla –que normalmente muestra la representación dibujada de una cara amable– puede cambiar dependiendo de los estímulos que necesite el niño en cada momento. Las luces permiten que la interacción con el dispositivo tenga una respuesta rápida y visible por parte de este.

Se trata de un juguete educativo y como tal lo pintan sus creadores en la campaña de Indiegogo. Pero Leka también tiene la pretensión de servir a padres y terapeutas de herramienta para promover un progreso en los niños, a nivel cognitivo y motor.

leka

El robot empezó estando destinado a niños con autismo pero ahora existen otros juegos desarrollados, cuya instalación en Leka permite que niños con otro tipo de necesidades también se puedan beneficiar de la interacción con el dispositivo. El objetivo es que el producto sirva para estimular el aprendizaje del niño y lo motive a sumergirse en las actividades educativas.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que los niños con necesidades especiales, independientemente de cuáles sean estas, normalmente juegan solos. De ahí que los juguetes sean muy importantes y se puedan aprovechar para la estimulación. El dispositivo ha sido diseñado por expertos en robótica en colaboración con terapeutas y profesionales del sector de la educación, sobre todo del área que se centra en la enseñanza de habilidades a niños con necesidades especiales.

Otra de las aportaciones de Leka es su capacidad para recoger datos mientras se está jugando con él. El robot está equipado con una serie de sensores, que además de controlar el movimiento y las luces, son capaces de registrar una gran cantidad de información. Así, el dispositivo puede monitorizar las actividades del niño y un procesamiento de datos posterior permite sacar patrones, destinados a ser útiles para padres y terapeutas.

Si quieres ver el vídeo pincha aquí.

Extraido de : http://clustersalud.americaeconomia.com/